Si hay algo que he aprendido a lo largo de los años, es que ningún elemento exotérico sin fundamento mejora la calidad del sonido. Todo se resume a una sola variante, la FÍSICA, unas veces elemental otras eléctrica y en el caso que nos ocupa, física CUÁNTICA.

Esta dicotomía amor/odio que siento ante productos y tecnología desarrollada al margen de lo establecido, realmente me produce desasosiego e interés a partes iguales.

Me fascinan los equipos simples de excelsa calidad. Siempre aplico el axioma «menos es más», es una actitud personal ante la vida.

Eso no descarta que no esté abierto a probar por mí mismo y en mi entorno todo aquello que pueda dar ese plus que todos buscamos de avance en nuestro sistema.

PhiTon resonaTor es una empresa suiza ubicada en la preciosa ciudad de Lugano, donde tiene su estudio de grabación y laboratorio su alma mater, Corrado Faccioni, un reputado ingeniero de dilatada carrera profesional.

Fabrica y ajusta personalmente una amplia gama de productos que utilizan su tecnología para piano, lengüeta, metales, violín, violonchelo y contrabajo, así como elementos para audio profesional y equipos de alta fidelidad. Entre los usuarios notables se incluyen los impresionantes y destacados de la industria como Dave Holland, Carlos Santana, Wayne Shorter, Christian McBride, Lionel Loueke y Carlitos Del Puerto.

Los instrumentos musicales producen un conjunto de diferentes frecuencias, la suma de las cuales son el sonido resultante que todos percibimos. Su contenido es armonioso y disonante, pero la mayoría de las veces no está alineado en fase y tiempo.

Resumiendo, estos elementos, estratégicamente ubicados, armonizan las vibraciones en fase y tiempo de manera mecánica sin introducir ningún elemento electrónico.

Una vez probados en su equipo, ya no hay vuelta atrás, créanme. Es todo un orgullo representar esta marca para España y Portugal, ya que nos dará la oportunidad de ofreceros un ajuste fino de vuestros equipos.

Como siempre, desde Brokeraudio, apostando por pequeños artesanos que convierten su pasión en su medio de vida.

Saludos cordiales.

Blas Oliva